Desde ABSOTEC queremos compartir nuestra experiencias en centros educativos y las de los equipos docentes que nos trasladan y ayudan a responder la pregunta de cómo afecta el ruido a sus alumnos.  La conclusión no es otra que el ruido propicia que los niños estén desatentos, pierdan rápidamente el interés y se dispersen. Esto conlleva que los mismos docentes seagoten, con sus gargantas forzadas por tener que subir el tono de voz.

El culpable de esta atmosfera no es otro que el ruido, un reconocido factor de stress que irrita, aumenta la inseguridad y disminuye la concentración en el ámbito del aula (entre otros espacios) e impacta negativamente sobre el aprendizaje y el rendimiento escolar.

Está más que comprobado que los niveles  de ruido en las aulas son superiores a lo recomendado y reflejado en el código técnico de la edificación, lo cual nos da una visión de lo desatendido que está actualmente.

Los niveles de presión acústica no adecuada para un aula conllevan necesariamente la elevación de la voz por parte del docente, algo difícil de sostener mucho tiempo porque produce una gran fatiga vocal.

Pero no solamente afecta al profesorado, sino a los alumnos. Debido a la exposición todo el tiempo a un ruido de fondo y a una voz que no demandan simplemente adaptación de su sistema auditivo.

En aulas ruidosas, la estimulación que recibe el oído es intensa y continua, por eso la recuperación de ese sentido que nos conecta con el mundo próximo es más lenta y produce un desgaste neuronal. Es decir, fatiga.

La Reverberación en el aula.

Una de las principales amenazas del rendimiento y la salud en el aula el la reverberación. El efecto producido por los rebotes de la onda sonora en las paredes, suelo, techo y todos los objetos del aula, que hace que el alumno no sólo reciba el mensaje hablado en forma directa, sino innumerables copias de ese mensaje, fruto de la reflexión sobre paredes y objetos del espacio.

Estrategia de solución

Es fundamental elegir materiales fonoabsorbentes que disminuyan o impidan el eco  y la reverberación. Garantizando un confort acústico adecuado para el uso al que está destinado el espacio.

Condiciones mínimas

Sin lugar a ninguna duda debería exigirse que las aulas estén acústicamente preparadas para la actividad educativa para la que está ideada y desde el punto de vista del ruido ABSOTEC ABSORCIÓN ACÚSTICA tiene la solución para que así sea.

Esperamos que esta entrada haya sido de su interés.

ABSOTEC ABSORCIÓN ACÚSTICA.